La termografía con drones ha demostrado ser una manera muy eficaz de control de la operación y mantenimiento de los paneles solares.

Este proceso genera plantas solares una disminución drástica del tiempo empleado en las inspecciones

Con la toma de las imágenes térmicas por medios aéreos mediante cámaras instaladas en drones, se consigue obtener un conjunto de datos de gran valor para el control de las instalaciones de generación.

Este proceso genera una disminución drástica del tiempo empleado en las inspecciones por medio de cámaras manuales y permite una mejor gestión de la base de datos de imágenes de las plantas, al disponerse de datos de toda la instalación y no solo de las áreas afectadas por anomalías.

Las inspecciones térmicas de plantas solares

El coste de mano de obra en el mantenimiento de las plantas solares se estima en un total de más de 1.000 millones de $ actualmente. Para evitar costes innecesarios e inesperados, las inspecciones rutinarias de los parques solares se consideran imprescindibles con el fin de garantizar su correcto funcionamiento. Estas inspecciones, a la vez de ser un elemento crítico para la eficiencia operacional, resultan tediosas y con riesgos asociados. Una inspección completa de una planta puede llevar días e incluso semanas si se realiza con herramientas manuales, reduciéndose este tiempo a horas o días en el caso de utilizar medios aéreos.

Las inspecciones manuales de instalaciones de gran tamaño son menos precisas y están sujetas a error humano por impericia o falta de diligencia de los operarios. La inspección de estas infraestructuras con medios aéreos no tripulados (drones) equipados con cámaras térmicas y visuales, mejora exponencialmente la eficiencia y el tiempo, consiguiendo revertir estas incidencias con precisión y rapidez, beneficiando no solo en la seguridad y coste, sino en los ingresos por producción de los elementos defectuosos. La oportunidad de guardar estos datos proporciona una información valiosa para el control histórico de estas plantas.

En Sun Drones, seguimos las recomendaciones técnicas y operacionales del principal fabricante de estos equipos (Flir) consiguiendo con ello un rendimiento óptimo de nuestros equipos y una entrega de resultados de alta calidad. Disponemos de los últimos equipos del más alto nivel con una flota estandarizada para así reducir los costes operativos y trasladar este beneficio a nuestros clientes.

Desde Sun Drones recomendamos seguir el siguiente proceso de inspecciones en las plantas solares

Una primera inspección detallada cuando la planta se entrega por parte del constructor al operador para hacer un primer análisis de calidad y tomar datos de referencia para el seguimiento histórico de esa instalación. En esta inspección se obtienen datos radiométricos de temperatura absoluta con precisión y se detectan anomalías térmicas con un detalle inferior al tamaño de cada una de las células fotovoltaicas que componen cada módulo solar.

Una inspección de mantenimiento preventivo anual estándar para observar anomalías en los módulos: diodos en circuito abierto, puntos calientes en las células FV o strings no operativos.

Cada cliente tiene necesidades diferentes. Estamos dispuestos a estudiar su caso. Póngase en contacto con nosotros.

La termografía con drones ha demostrado ser una manera muy eficaz de control de la operación y mantenimiento de los paneles solares.

Este proceso genera plantas solares una disminución drástica del tiempo empleado en las inspecciones

Con la toma de las imágenes térmicas por medios aéreos mediante cámaras instaladas en drones, se consigue obtener un conjunto de datos de gran valor para el control de las instalaciones de generación.

Este proceso genera una disminución drástica del tiempo empleado en las inspecciones por medio de cámaras manuales y permite una mejor gestión de la base de datos de imágenes de las plantas, al disponerse de datos de toda la instalación y no solo de las áreas afectadas por anomalías.

Las inspecciones térmicas de plantas solares

El coste de mano de obra en el mantenimiento de las plantas solares se estima en un total de más de 1.000 millones de $ actualmente. Para evitar costes innecesarios e inesperados, las inspecciones rutinarias de los parques solares se consideran imprescindibles con el fin de garantizar su correcto funcionamiento. Estas inspecciones, a la vez de ser un elemento crítico para la eficiencia operacional, resultan tediosas y con riesgos asociados. Una inspección completa de una planta puede llevar días e incluso semanas si se realiza con herramientas manuales, reduciéndose este tiempo a horas o días en el caso de utilizar medios aéreos.

Las inspecciones manuales de instalaciones de gran tamaño son menos precisas y están sujetas a error humano por impericia o falta de diligencia de los operarios. La inspección de estas infraestructuras con medios aéreos no tripulados (drones) equipados con cámaras térmicas y visuales, mejora exponencialmente la eficiencia y el tiempo, consiguiendo revertir estas incidencias con precisión y rapidez, beneficiando no solo en la seguridad y coste, sino en los ingresos por producción de los elementos defectuosos. La oportunidad de guardar estos datos proporciona una información valiosa para el control histórico de estas plantas.

En Sun Drones, seguimos las recomendaciones técnicas y operacionales del principal fabricante de estos equipos (Flir) consiguiendo con ello un rendimiento óptimo de nuestros equipos y una entrega de resultados de alta calidad. Disponemos de los últimos equipos del más alto nivel con una flota estandarizada para así reducir los costes operativos y trasladar este beneficio a nuestros clientes.

Desde Sun Drones recomendamos seguir el siguiente proceso de inspecciones en las plantas solares

Una primera inspección detallada cuando la planta se entrega por parte del constructor al operador para hacer un primer análisis de calidad y tomar datos de referencia para el seguimiento histórico de esa instalación. En esta inspección se obtienen datos radiométricos de temperatura absoluta con precisión y se detectan anomalías térmicas con un detalle inferior al tamaño de cada una de las células fotovoltaicas que componen cada módulo solar.

Una inspección de mantenimiento preventivo anual estándar para observar anomalías en los módulos: diodos en circuito abierto, puntos calientes en las células FV o strings no operativos.

Cada cliente tiene necesidades diferentes. Estamos dispuestos a estudiar su caso. Póngase en contacto con nosotros.

Calle Mayor 5
26256 Villalobar de Rioja
La Rioja
España

Calle Mayor 5
26256 Villalobar de Rioja
La Rioja
España

© Sun Drones 2020. Todos los derechos reservados  |  Política de Privacidad y  Cookies